CAMPAÑAS DESTACADAS

Cuidar T hace más hombre y más humano

Folleto "Dos personas proveedoras, dos personas cuidadoras"¿Sabemos cuidarnos los hombres? Cuidar de nuestra salud, de nuestras relaciones es importante.

 

El cuidado de las personas es una potencialidad humana. Somos tanto más humanos en tanto somos capaces de cuidar de más personas: personas mayores, criaturas, personas dependientes, personas enfermas, etc.

 

Los hombres de todas las edades, de todas las generaciones debemos compartir las tareas de cuidado, por responsabilidad y por amor. Es una cuestión de justicia pero también algo que nos hace ser más humanos, nos hace crecer.

 

Porque cuidar te hace más hombre y más humano.

 

Hombre, cuídate cuidando.



 

 

Dos personas proveedoras, dos personas cuidadoras

Folleto "Dos personas proveedoras, dos personas cuidadoras"Una paternidad activa y la corresponsabilidad familiar ayudan tanto a mujeres como a hombres a lograr un mayor equilibrio entre vida y trabajo.

Cada vez más hombres y mujeres exigen un cambio en este sentido, pues cada vez les preocupa más el compartir experiencias vitales desde el principio, como son el crecimiento, el desarrollo, la salud, la alimentación y los cuidados del bebé.

De ahí la importancia del permiso de paternidad personal e intransferible para los hombres.

Compartir el cuidado de los hijos e hijas al 50% entre hombres y mujeres permitirá acercarse a la igualdad salarial.

La implicación del padre en la crianza beneficia a hijas e hijos, y le enriquece como hombre.


Por una paternidad co-responsable

Folleto "Por una paternidad co-responsable"El nacimiento de un/a hijo/a es un hecho que afecta particularmente a las madres que trabajan fuera de casa pues son las que normalmente interrumpen su carrera profesional para alimentar y cuidar al recién nacido.

Pero este no es un papel que deban asumir dado que los padres son perfectamente capaces de asumirlo también. Una paternidad activa y la corresponsabilidad familiar ayuda tanto a mujeres como a hombres a lograr un mayor equilibrio entre vida familiar y trabajo.

Cada vez más hombres y mujeres exigen un cambio en este sentido, pues cada vez les preocupa más el compartir experiencias vitales como el crecimiento y la educación de los hijos desde el principio. De allí la importancia del permiso o baja por paternidad personal e intransferible para los hombres.

Hemos asistido a una evolución en cuanto al permiso de paternidad que ha aumentado su duración. Seguimos intentando que el permiso de paternidad llegue a ser intransferible, de igual duración que el de las mujeres y obligatorio (para evitar la presión que pueda ejercer la empresa). Esta reforma es asequible económicamente y constituye una inversión muy rentable para terminar con el despilfarro actual del capital humano de las mujeres y del potencial cuidador de los hombres.


Pinza machista
Iman "En esta casa no hay pinza machista"
“Hay una pinza machista que atrapa a las mujeres y denigra a los hombres”. Éste es el mensaje clave de la campaña de promoción de la corresponsabilidad en las tareas del hogar lanzada por la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) con el lema “Rompamos la pinza machista”

Existe una pinza invisible que es la que atrapa a las mujeres por partida doble. Por un lado están oprimidas por el machismo que sufren en el ámbito laboral, y por otro lado, la pinza aprieta también por lado del hogar, donde siguen siendo las ellas las que cargan con la mayor parte de las tareas. Según la última encuesta realizada por el INE, en 2007, sobre Empleo del Tiempo, el 93% de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos lo realizan mujeres, lo que supone que ellas dedican tres horas más al día a Folleto Pinzaestos menesteres que sus compañeros. Desde AHIGE invitamos a los hombres a que rompan esa pinza machista, repartiendo de forma igualitaria las tareas del hogar y del cuidado. esta es, ante todo, una cuestión de justicia y derechos humanos.

Con la igualdad ganamos todos. Los hombres se pierden muchas cosas también por culpa del machismo. Se están perdiendo el cuidado de sus hijos, una relación de pareja en igualdad, e incluso pierden, con estas actitudes, salud y años de vida, debido a los comportamientos de riesgo que impone el machismo.

 

La campaña cuenta con unos materiales de difusión, con los que AHIGE quiere hacer llegar su mensaje: Un folleto dirigido a los hombres para que se corresponsabilicen y asuman su parte en el hogar, y un plan semanal donde se especifican las tareas del hogar, los días de la semana y las horas que cada uno dedica a su realización. Además se han repartido unos imanes de nevera para colgar dichos calendarios con un mensaje positivo: “En esta casa no hay pinza machista”.

 

 


La paridad, también en el hogar. Campaña 40-60.

Campaña 40-60¿Quién hace estas tareas en tu casa?. Ir a la compra, planchar, cocinar, ir a comprar medicinas, organizar los cumpleaños o eventos de los hijos e hijas…'. Éstas son algunas de las casillas a rellenar en el cuestionario de corresponsabilidad que hemos elaborado desde la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) en el marco de la nueva campaña de sensibilización del programa CO-RESPONDE, '40-60. Paridad, también en el hogar' que se ha presentado esta mañana en la sede del Instituto de la Mujer del Ministerio de Igualdad, que subvenciona el programa, en Madrid.

 

Recogiendo la idea de la paridad en política, donde se establece un mínimo del 40 y un máximo del 60 por cierto de representación de hombres y mujeres, AHIGE traslada esta norma al hogar para fomentar la corresponsabilidad doméstica y familiar entre los hombres. "El hogar, la casa común, sigue siendo una asignatura pendiente para la igualdad. Los avances hacia la paridad en la corresponsabilidad doméstica y familiar, están siendo muy escasos y bastante menores que en otros ámbitos", explica Antonio García, coordinador de AHIGE, que añade, "es como si los principios de la igualdad se diluyeran cuando cruzamos el umbral de nuestras casas".

 

Folleto 40_60Las desigualdades en el desempeño de las tareas del hogar común tienen graves consecuencias para la persona que ha de asumir la mayor parte de las responsabilidades, en la inmensa mayoría de los casos las mujeres. Generalmente ellas sufren las consecuencias: cansancio, estrés, conflictos de pareja, ausencia paterna en la educación de hijos e hijas y, además, éstas van más allá de la propia casa, pues la mujer ve mermadas sus posibilidades reales de desarrollo laboral y profesional debido a la doble carga que ha de soportar.

 

En línea con nuestros planteamientos habituales de promoción de una sociedad más igualitaria, desde AHIGE lanzamos esta campaña con un doble mensaje: la justicia y las ganancias de la igualdad. En palabras de su presidente, Hugo Gensini: "Avancemos hacia la corresponsabilidad plena porque es de justicia y, además, porque es bueno para las personas que componen la familia. Las mujeres tendrán más tiempo para ellas mismas, los hijos y las hijas tendrán más relación con sus padres, y los hombres obtendrán las ganancias de mantener una relación más directa y equilibrada con sus seres queridos, a la vez que disfrutan con el cuidado".

 

Además del material de difusión, se incluyen como materiales un cuestionario para parejas sobre las tareas que cada persona realiza en la casa, que se puede rellenar online, un calendario de reparto de tareas y un contrato para firmar por todos los integrantes de la familia, en el que se establecen los acuerdos sobre el reparto de las tareas.